back to top
Luxiona es en

La vida de un diseño, desde que es tan solo una idea hasta que se materializa, se produce y se encuentra a un bendito cliente que lo compre, transcurre en varias fases. La última es siempre la promoción, distribución y venta. Para lanzar ese diseño al mercado hay que fotografiarlo, hacer un catálogo y, si hay recursos, también una campaña de comunicación. Eso es lo normal y eso es lo que hicimos con nuestra lámpara, aunque con un estilo calculadamente distinto del habitual, en un ejercicio a la medida de la Inout por lo que tenía de experimental, desarrollado en base a los retratos de Nienke Klunder, una joven artista de la fotografía que reside en Londres. Creamos con ella una serie de escenas en las que el objeto fuera protagonista. Pequeñas historias que explicasen sus virtudes, tratadas siempre con cierto sentido del humor, porque una lámpara, aparte de dar luz, también puede hacernos sonreir. Sobre todo si los personajes que aparecen junto a ella son los propios diseñadores, sus amigos, los responsables de la empresa que la fabrica o su encantadora señora de la limpieza. Las imágenes funcionaron muy bien en prensa y todos quedamos muy satisfechos, pero lo que llegó después fue inesperado: resultó que había más de un bendito cliente que la quería comprar. Sonó la flauta y la lámpara se convirtió en hit de ventas (todavía lo es). En todo el mundo. Se la podía encontrar en lugares variopintos, desde oficinas a hoteles y resorts de lujo, en restaurantes y zoológicos, en publicidades propias y ajenas, en la televisión, en el cine y en lejanos espacios de cultura y de ocio, desde la universidad de Tokio hasta prostíbulos de la China.

back to inout & friends book